martes, 10 de noviembre de 2009

La tiranía del manipulador


"Cuando caes en la trampa de un manipulador y no puedes salir, corres el riesgo de enfermarte", advierte la psicóloga Gloria Husmann, terapeuta individual y familiar con formación sistémica. Ella es la autora, junto a la socióloga Graciela Chiale de “La trampa de los manipuladores” . -

"Investigamos durante más de un año y llegamos a identificar 14 tipos de manipuladores pero pueden haber más variantes", agregan . En una charla con Mujer dijeron "todos manipulamos" sin embargo cruzaron con una definición las zonas más grises de un vínculo para llamar a las cosas por su nombre:

"El manipulador ejerce influencia sobre el otro induciéndolo a tomar decisiones o a asumir comportamientos de manera diferente, incluso opuesta de como lo hubiera hecho a partir de su propia decisión". La víctima se transforma en una marioneta bajo el poder del manipulador. Está en riesgo. Hay distintos tipos de manipuladores: el despótico, el seductor, el explosivo, el desvalido, entre otros. Las tipologías cizañera y víctima son más comunes en la mujer. La cizañera es aquella experta en sembrar dudas por ejemplo. Y la mujer víctima se da bastante en las madres mayores que hacen sentir a sus hijos que las están abandonando. Son las que dicen: "Ustedes diviértanse, no importa que yo me quede acá sola hagan su vida".

Y en el caso de los hombres el despótico autoritario es un tipo de manipulador que encaja muy bien en la personalidad masculina. Y también el que se hace el culto. El que menciona títulos de libros y autores que en su vida ha leído porque suena lindo. El objetivo es hacer sentir a los otros unos ignorantes.

¿Cuál es el denominador común en todos los manipuladores?
La descalificación permanente del otro y el dominio. El manipulador toma a una persona y la cosifica (Cosificar=Considerar a una persona cómo una cosa). Esa persona pierde su voluntad, empieza a pensar y sentir en función del manipulador.

La víctima se transforma en una prolongación del manipulador. Y puede enfermarse porque el contacto permanente con un manipulador es un factor estresante muy fuerte y poderoso.

¿Hay gente más vulnerable al dominio de un manipulador?
Sí. Tanto el manipulado como el manipulador parten de alguna carencia afectiva o emocional en su infancia. El manipulador aprendió a usar el poder sobre el otro. Y el manipulado aprendió a hacer todo para ser querido y aceptado. La víctima es la persona servicial que siempre se carga de trabajo. El manipulador en cambio exige que lo quieran. Y el manipulado hace todo lo posible para complacer y ser amado. El manipulador aprovecha ese punto vulnerable y lo descalifica. Haga lo que haga o diga lo que diga el manipulado será censurado.

¿Aumentaron las consultas por vínculos con esta problemática? ¿Por qué decidieron investigar el tema de la manipulación?
El origen del libro es que coordinamos unos grupos de reflexión llamados "Por el Placer de Pensar". Allí tratamos diferentes temas psicológicos o sociales. Y el día que abordamos la manipulación la concurrencia de gente se duplicó. Nos dimos cuenta de que algo estaba pasando.

Creo que se trata de una verdadera epidemia social.

¿Por qué?
Porque aumenta el nivel de aceptación de la gente y se internalizan conductas que no deben ser aceptadas. Lo peor es que muchas veces son valoradas por la relación que tiene la manipulación con el poder. Parecería que un manipulador despótico con fuerte personalidades poderoso y termina siendo valorado por la gente.

¿Nuestra cultura fomenta la manipulación?
No sé si la fomenta pero la permite. La burla hacia el otro, la agresión verbal, por ejemplo, son pautas de comportamiento aceptadas y eso es grave. El libro tuvo mucha repercusión. A 15 días de la primera edición ya está en la calle la segunda. Es evidente que algo pasa.

¿Cuál es la diferencia entre motivar y manipular?
El recurso de manipular es la potencia del impotente. Cuando uno puede motivar, potenciar al otro no es una manipulación. Por ejemplo, un jefe puede ser un gran motivador. Quiere obtener un buen resultado del trabajo de su empleado y lo impulsa a crecer. No quiebra su voluntad.

¿La manipulación siempre quiebra la personalidad del otro?
El manipulador no impulsa a crecer, no le importa el otro. Lo aplasta. Y muchas veces corta recursos económicos y familiares de su víctima. Quiere aislarlo como hacen las sectas. Volviendo al caso de un jefe manipulador sería el que se lleva todos los méritos y no comparte los logros.

La manipulación en el trabajo se llama mobbing y también está a flor de piel. Los manipuladores están en todos lados.

¿En ciertos vínculos la manipulación es más frecuente?
En las parejas. Tuve como paciente a una chica de 23 años, hermosa que era un sol a cualquier hora del día. Y ella se levantaba siempre cinco minutos antes que el marido para pintarse porque él le decía que despertarse y verle la cara era horrible. La descalificaba, la hacía sentir fea. También la manipulación se da de padres a hijos y de hijos a padres.

¿Cómo se manifiesta de hijos a padres?
Son los hijos adultos que se comportan como adolescentes. Siempre exigen y no tienen responsabilidades. Para que los padres se sientan queridos tienen que dar lo que ese hijo pida. Un ejemplo es el que siempre fracasa en el trabajo. Los padres van perdiendo su dinero para sostenerlo.

¿Son hijos que se sitúan en un lugar de carencia?
Gloria: Sí, de carencia de exigencia, de maltrato. Se apoderan de los bienes afectivos y materiales. Incluso pueden llegar a retacear el cariño de los nietos. Eso es muy común en la actualidad.

¿Cómo sobrevivir a la convivencia con un manipulador?
Gloria: Lo principal es entender que no lo va a cambiar. Hacer el duelo por no alcanzar una relación ideal con él. Cuando la víctima en su interior dice "basta" aunque siga bajo el radio de influencia del manipulador le cortó el poder. Es como si dijera: "Te descubrí: hagas lo que hagas y digas lo que digas ya no me afecta. No soy tu títere. Por primera vez puedo ser yo".

Señales de alarma

La manipulación es siempre una agresión hostil. Es un ejercicio solapado, arbitrario y abusivo del poder. Aquí algunas características que suelen repetirse en las personalidades manipuladoras:

* Jamás reconocen sus errores. No admiten críticas de ningún tipo.
* Carecen de empatía. No tienen en cuenta las necesidades, demandas y deseos de los otros aunque proclamen lo contrario.
* Son muy permisivos consigo mismos y muy intolerantes con los demás. Las reglas están para que las cumplan los otros.
* Sus demandas son imperativas.
* Son muy eficaces en lograr sus fines a costa de otras personas.
* Critican constantemente a todos y a todo de manera sutil o abierta.
* Son egocéntricos.
* La mentira es uno de sus principales recursos.
* Son generalmente impredecibles. Nunca se sabe qué es lo que los enoja y cómo actuarán en consecuencia. * Pueden ser muy celosos y controladores.
* Tienden a acusar a la persona vulnerable de sus defectos o errores.
* Algunos utilizan la seducción en forma de halagos o regalos otros seducen a través de una imagen de seguridad o protección.
* Culpan constantemente a los demás. Suelen sembrar cizaña.

9 comentarios:

  1. Yo tengo una situación peor, dado que soy "macho" y por consiguiente se supone que a los hombres no nos pasa eso y menos de adultos. Los abusos vienen desde que era adolescente y en el entorno comunitario y familiar los aprueban, me miran como una cosa. Fui desheredado y estoy casi en la miseria.
    Lo que es peor, la justicia no actúa. Y las organizaciones de Derechos Humanos son inservibles.
    Mi hermana le ha pegado a su hija (no en mi presencia y me di cuenta cuando la doméstica no me desmintió) hasta hacerla sangrar y logré sacar fotos de las manchas en su cama y cuarto.
    ¿Habrá alguna forma de ayudarme?

    ResponderEliminar
  2. Hola Ale,

    Entiendo perfectamente tu situación, tengo un amigo en España que está pasando por algo muy parecido. Su ex mujer es borderline y golpea a los niños, pero la justicia ha fallado a favor de la madre, a pesar de que los niños quieren vivir con el padre.

    No sé cómo se maneja la ley en Uruguay, acá en Argentina es horriblemente burocrática e ineficiente, por lo que refiere a juzgar delitos de naturaleza emocional. Muchas veces causan un daño peor que el abuso físico y, sin embargo, la ley no contempla castigo para este tipo de delitos.

    La justicia sucesoria, por otro lado, también deja mucho que desear. Quisiera poder darte alguna solución, desde lo legal, pero irremediablemente depende de los sistemas judíricos de cada país, que en la mayoría de los casos son patéticos.

    Lo único que puedo decirte es que le brindes todo tu apoyo a quienes al igual que vos, son víctimas de este tipo de manipulaciones y abusos. No pierdo la esperanza de que algún día, comience a legislarse el tema del maltrato emocional como ya se hace en algunos (pocos) países.

    ResponderEliminar
  3. Creo que he sido victima desde que lo conocí y me dejé manejar a su antojo...no tuve la fuerza suficiente para mantenerme en el rol de mujer sola y tuve a mi hija cuando en realidad habia decidido no ser madre. Me insultó y denigró y después de todos estos años decido revelarme y el cambia del dia a la noche y se transforma en el compañero ideal, padre atento. Ahora cuando ya no estoy enamorada.

    ResponderEliminar
  4. Tan mala está la cosa que estoy con riesgo de morir por causa de mi propia familia y el mundo mira para el otro lado. No puedo creerlo: hay ONGs, está la Internet y NADIE puede hacer nada para conservarme vivo?

    ResponderEliminar
  5. Me parece que "soy de libro", una perfecta manipulada y esto explica mi infelicidad largamente inexplicable. Qué bueno, voy ahondar en este tema, siento brisa de esperanza. Tantos años hice terapia y nunca lo ví tan claro como ahora.

    ResponderEliminar
  6. Durante toda la vida fui manipulada por alguien a quien toda la familia tenemos "mucho que agradecer". Estando en una situacion de salud, economica y emocional delicada esta persona se excedio en el intento de manipulacion, recorde todos los abusos fisicos y psicologicos que me hizo en mi ninez cuando intento hacerlo con mi hijo, me revele como una gata salvaje. quiero mucho a esta persona pero ya no mas manipulacion; por lo que me gustaria mantener una relacion amistosa y a la vez distanciada y no se como hacerlo. Hay un mobbing familiar en mi contra por mi "rebeldia", hasta mi propia madre, a la cual le he explicado que si continua con sus ataques tambien me alejare de ella porque no voy a permitir abusos aunque todos esten en mi contra, pero en el fondo estoy muy triste porque ella me trate asi.

    ResponderEliminar
  7. quería saber si se puede cambiar a un manipulador que dice quere cambiar, tenía 3 meses de relación con un hombre con caracterisitcas de manipulador, no quería que tuviera amigas, me decía que cuando nos casaramos nadia podía visitarme y yo no podría visitar a nadie, me dijo que las mujers estan solopara estar en casa, que no podría trabajar, no quería que me maquillará, que usará pantalones, que llamará por telefono a nadie me formaba problemas por cosas insolitas y me hacía exigencias absurdas para demostrarle mi amor, llego al punto de decir que no quería tener hijos conmigo pues no quería compartirme nisiquiera con un hijo. me decía si me molesto es culpa tuya pues no has sabido controlarme en tres meses casi me vuelvo loca, llego un momento que me dio un ataque de nervios y me puse como loca, al día siguiente le dije que se había terminado. ahora no para de enviarme mensajes al movil para decirme qeu va a cambiar que le de una oportunidad. Puede realmente cambiar? no quiero caer en un circulo vicioso no quiero arruinar mi vida, que me dicen?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En general, no suelen cambiar. Al menos la mayoría no cambia, aún cuando modifican un poco su conducta, temporalmente. Los muy pocos que logran cambiar, lo hacen después de 15 o 20 años de análisis y de un compromiso muy profundo y mucha perseverancia y paciencia, pero la triste realidad es que la mayoría no cambian, independientemente de que sean hombres o mujeres. Hay muchas más mujeres manipuladoras que hombres, pero son muy raros los casos en que los hombres hagan una denuncia por maltrato psicológico. De hecho, los pocos hombres que denuncian a una mujer manipuladora o maltratadora, sufren la burla y la discriminación de la sociedad. Por eso se conocen más casos de hombres manipuladores o maltratadores que de mujeres que hacen lo mismo. Lo mejor es apartarse de esa gente. Si ellos deciden cambiar algún día, lo harán por ellos mismos, sin arrastrar a nadie en el largo camino que les espera bajo un tratamiento o terapia emocional

      Eliminar